BE-plan-de-viabilidad

Cómo preparar un Plan de Viabilidad para ver las posibilidades de éxito de tu nuevo negocio

Te interesa

13 Enero, 2021 | Publicado por LABORAL Kutxa

Antes de poner en marcha tu nueva empresa, e incluso de perfilar su Plan de Negocio, debes preparar un estudio que te ayude a comprobar si tu idea es viable, rentable y tiene posibilidades reales de prosperar en el mercado. El Plan de Viabilidad es una herramienta con la que podrás planificar, evaluar y controlar todo lo que tiene que ver con la puesta en marcha de tu nuevo negocio o línea de negocio porque:

  • Te ayudará a conocer su viabilidad técnica.
  • Te permitirá anticipar si será rentable.
  • Te servirá para identificar las vías de financiación que necesitas.
  • Podrás saber si tu nuevo producto o servicio tiene cabida en el mercado y a hacer proyecciones de ventas realistas.

En definitiva, este documento te ayudará a descubrir la viabilidad técnica, económica, financiera y comercial de tu proyecto, pero también se convertirá en una herramienta de apoyo fundamental para encontrar inversores y para optar a ayudas económicas o subvenciones que te ayuden a ponerlo en marcha.

BE_INF_37_PlanViabilidad_0

Pasos para elaborar un Plan de Viabilidad

  1. Punto de partida.

En este apartado deberás incluir un breve resumen del producto o servicio que vas a lanzar al mercado, con sus elementos identificativos más importantes, entre ellos:

  • El nombre comercial
  • En qué consistirá la actividad.
  • Sus características diferenciales más destacadas.
  • Quién es el equipo promotor, su formación y experiencia en el sector, así como su complementariedad y motivaciones.
  • El porqué de la idea.
  1. Análisis del mercado.

Es uno de los elementos clave de cualquier proyecto empresarial. Sin mercado no hay negocio, por eso es básico que conozcas el ámbito en el que te vas a implantar y que des respuesta a estos interrogantes:

  • ¿Cuál es el perfil de tu clientela potencial?
  • ¿En qué área geográfica vas a vender tu producto o servicio?
  • ¿Qué modalidad de venta y distribución emplearás?
  • ¿Cómo es tu competencia y con qué elementos diferenciales competirás con ella?
  • ¿Cuál es la situación actual del mercado y cuáles son las previsiones de futuro?
  1. Personal y proceso productivo.

En este apartado deberás concretar cuál será la estructura de tu empresa y determinar los aspectos más importantes del proceso productivo o de la prestación del servicio, como los turnos, horarios, etc.

  1. Comunicación, marketing y publicidad.

Aunque tengas el mejor producto del mundo, si no consigues que se conozca no se venderá. Hoy en día una buena estrategia de marketing y comunicación es casi tan importante como el producto o el servicio en sí, por eso es importante que determines las denominadas 4P del marketing:

  • Política de producto o servicio. Se definirá concretamente lo que se va a ofrecer para poder determinar los costes que va a suponer.
  • Política de precios. Será necesario definir el precio de lo que ofrecemos para asegurarnos que somos capaces de cubrir todos los costes y además tener un margen.
  • Política de distribución. Habrá que escoger el tipo de distribución que se necesitará y a través de qué canales se va a realizar.
  • Política de comunicación. Se determinarán los canales tanto online como offline que se van a utilizar para contactar con nuestro público y cómo vamos a comunicarnos con él. Para ello, hoy en día es muy habitual el uso de las redes sociales como canal de comunicación directa con tu clientela. Además la creación de una página web activa, dinámica y atractiva, servirá como escaparate y escenario para la presentación de tus productos o servicios y, en su caso, como canal de venta.

También deberemos de ser capaces de definir la inversión necesaria en está área para lograr los objetivos de marketing planteados.

  1. Estudio económico y financiero.

Este estudio es el que va a determinar si tu proyecto es rentable o no, por eso es uno de los más importantes de tu plan de viabilidad. En él deberás incluir:

  • La inversión que necesitas, desgranada por apartados: obras, licencias, el mobiliario, los gastos de constitución de la empresa, el stock, la provisión de fondos para hacer frente a los gastos iniciales.
  • Las fuentes de financiación a las que vas a recurrir. Debes tener claro si buscarás financiación bancaria, ayudas económicas institucionales, subvenciones, aportaciones de los socios, etc.
  • Los ingresos y gastos previstos para el primer año de funcionamiento. Intenta que sea una previsión realista, que contemple diferentes escenarios y que integre todos los apartados posibles.
  • Previsión de resultados. Es el momento de coger todo los datos, hacer el balance definitivo y anticipar la rentabilidad de tu negocio.

Además, es muy habitual en un Plan de Viabilidad tener una proyección de tesorería del primer año con el fin de observar cómo evolucionaría la liquidez del negocio. Un proyecto puede ser rentable, pero no disponer de liquidez para llevarlo a cabo.

  1. Análisis DAFO.

Es una herramienta tan sencilla como efectiva que mide las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades de tu negocio. Es un aspecto fundamental para comprobar desde dónde parte tu negocio y a qué retos se debe enfrentar.

Con las conclusiones que extraigas de tu análisis DAFO, el análisis CAME te ayudará a definir las estrategias que debes llevar a cabo. Con ello serás capaz de:

  • Corregir las debilidades de tu negocio o proyecto.
  • Afrontar las amenazas externas.
  • Mantener tus fortalezas intrínsecas.
  • Explotar las oportunidades que te ofrezca el mercado.

Con estos elementos podrás realizar un plan de Viabilidad que te sirva tanto para evaluar las posibilidades de éxito de tu nuevo negocio como para encontrar vías de financiación que te ayuden a ponerlo en marcha.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*