fomentar la productividad

¿Cómo detectar las motivaciones de las personas empleadas y fomentar la productividad?

Te interesa

1 Junio, 2020 | Publicado por LABORAL Kutxa

La motivación en el trabajo es una de las claves del rendimiento laboral y de la competitividad empresarial. Esta cualidad es tan poderosa que puede contribuir a que una persona supere sus propias limitaciones profesionales y hasta servir de inspiración para el resto de los integrantes de una plantilla. Pero, ¿cómo motivar a un equipo de trabajo?

Aunque muchas veces se cree que la principal causa de la desmotivación tiene que ver con un sueldo inadecuado, conseguir esa motivación y mantenerla en el tiempo es algo mucho más complejo que requiere otros elementos como charlas motivadoras para personas trabajadoras, flexibilidad, liderazgo… La mayoría de las veces, las motivaciones para trabajar en una empresa giran en torno a las oportunidades de promoción profesional, la flexibilidad del puesto y el reconocimiento profesional, entre otras razones.

Las motivaciones profesionales y la importancia del liderazgo

Pero para poder motivar a una plantilla antes es preciso conocer los elementos que estimulan a sus integrantes, que les hacen sentirse a gusto en su puesto de trabajo y que contribuyen a mejorar su productividad; es decir, sus motivaciones. Y solo existe una forma de conseguirlo: es necesario preguntarles qué aspectos profesionales o laborales les resultan más interesantes, cuáles son sus preferencias y en qué ámbitos podrían rendir mejor. A partir de ese momento la empresa debe contraponer estas preferencias con las aptitudes profesionales de cada persona para determinar quién es más idóneo para cada puesto de trabajo y poder llevar a cabo con garantías selecciones de personal o evaluaciones internas.

Sin embargo, existen elementos complementarios que pueden ayudar a motivar a una plantilla. Uno de ellos es el liderazgo de la persona que la dirige. Su papel es determinante tanto desde el punto de vista laboral como desde el humano porque ejerce un efecto tractor sobre el conjunto de las personas que integran su equipo, organiza sus funciones en función de sus habilidades y define con realismo los objetivos profesionales.

Junto a él, las empresas pueden fomentar la motivación de sus equipos de diversas maneras.

Los pasos a seguir para motivar a tu plantilla

  • En primer lugar, es necesario que las empresas delimiten con claridad el papel de cada persona y sus tareas profesionales, y, si es posible, que este rol haya sido acordado por ambas partes.
  • La plantilla tiene que disponer de los recursos necesarios para realizar su actividad profesional con garantías y solvencia.
  • La organización debe fomentar la formación profesional y facilitar información interna a sus integrantes para generar la corresponsabilidad.
  • También tiene que favorecer la flexibilidad laboral y adoptar medidas de conciliación de la vida laboral y personal.
  • Y, por último, es necesario que fomente el trabajo en equipo.

Para llevar a cabo este proceso las organizaciones recurren a menudo al coaching motivacional, un programa de motivación para los trabajadores y trabajadoras que tiene como objetivo mejorar el clima laboral, incrementar la productividad, mejorar la capacidad de superación y el trabajo en equipo y, en definitiva, conseguir personas trabajadoras motivadas.

El trabajo personal como clave para aumentar la motivación

Sin embargo, los estímulos no siempre deben provenir desde el ámbito empresarial o externo. Muchas veces somos las personas las que podemos mejorar nuestra propia motivación con solo activar determinadas actitudes. Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para intentar mejorar tu motivación en el trabajo:

  • Traza objetivos ambiciosos y divídelos en etapas. Cuando los vayas superando sentirás que estás más cerca de tu objetivo final.
  • Localiza los aspectos motivadores de tu trabajo y tenlos presentes en todo momento.
  • Afronta todos tus retos con ilusión.
  • Dedica a los objetivos importantes el tiempo y el esfuerzo que requieran. Recuerda que la calidad con la que hagas tu trabajo es una de las cosas que determinen tu bienestar: un trabajo bien hecho proporciona una enorme satisfacción personal.
  • Ten siempre presentes tus objetivos. Y recuerda que los obstáculos son parte intrínseca de tu camino, por eso debes asumirlos con normalidad y superarlos para evitar que te distraigan de tus objetivos.
  • Mantén una actitud positiva y rodéate de gente como tú. Asume las cosas con una sonrisa y busca siempre el lado positivo de las cosas. El optimismo y la motivación son muy contagiosos.
  • Actúa con disciplina, especialmente con las cosas que menos te gusta hacer. Intenta hacerlas cuando estás más dispuesto y recuerda que las tareas son mucho más asumibles y fáciles de hacer cuando te pones con ellas.

Si sigues estas claves para motivar a un equipo de trabajo o las asimilas personalmente, no solo mejorará la productividad y el ambiente de trabajo en el seno de tu organización, sino que contribuirás a aumentar tu rendimiento y a mejorar tu satisfacción personal.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*