BE-Ana-Santiago

Ana Santiago: “Necesitamos mujeres referentes que actúen como embajadoras de las profesiones técnicas.”

Te interesa

3 Marzo, 2021 | Publicado por LABORAL Kutxa

Sisteplant, es una empresa familiar especializada en la consultoría e ingeniería. El apoyo a otras empresas con el objetivo de mejorar la competitividad industrial es su principal misión, y al frente de ella desde 2015 se encuentra Ana Santiago. Tras más de 20 años de experiencia en el mundo empresarial, se define como una persona constante y tenaz en su trabajo. En esta entrevista, hablamos con ella sobre el rol de la mujer en la gran empresa.

BANCA PARA EMPRESAS: ¿Qué dos cualidades te definen en el trabajo?

ANA SANTIAGO: “La capacidad de trabajar sin anteponer restricciones, con ilusión y ambición por la innovación. Con reactividad frente a las condiciones cambiantes aportando una visión global, un poco más allá del corto plazo.”

 

B.E.: ¿Cómo viviste tu primer día como CEO de la empresa?

A.S.: “He desarrollado gran parte de mi carrera profesional en Sisteplant, por ello ese primer día no fue un cambio significativo puesto que el nombramiento se hizo de forma planificada y como parte de un plan de relevo generacional. Acepté el reto con naturalidad y responsabilidad.”

 

B.E.: ¿Cuál crees que es la clave del éxito para dirigir una empresa como Sisteplant?

A.S.: “En este caso la clave del éxito es la apuesta por la innovación, el desarrollo de nuestro capital humano, un equipo multidisciplinar comprometido, pero sobre todo, el equilibrio entre nuestros sueños, los planes a medio plazo y la capacidad de reacción a corto plazo. Sisteplant destina el 20% de su facturación a desarrollar proyectos de I+D, lo que nos ha permitido ser punta de lanza en el  mundo de la organización industrial y tener claro como deben ser las fábricas del futuro.”

“Además, contamos con un equipo muy variado con diferentes puntos de vista. Apostamos por la diversidad de opinión y por potenciar la creatividad de nuestro equipo y la de nuestros clientes.”

 

B.E.: ¿Has visto algún cambio en el sector industrial en cuanto al rol de la mujer?

A.S.: “El rol de la mujer en la industria ha cambiado mucho en la última década, y aunque su presencia no llega aún a los ratios de otros sectores, se abre un amplio abanico de oportunidades para el desarrollo profesional en el sector. Sin embargo, aún se echa en falta su presencia. Las mujeres tienen mucho que aportar, un punto de vista diferente en algunas materias sin duda de gran valor para la empresa.”

“Por desgracia, nuestra sociedad no siempre consigue transmitir las bondades de una profesión de ingeniera, la capacidad de crear, mejorar y aportar nuevos planteamientos a los procesos industriales, y sobre todo, el orgullo de ver estas mejoras implantadas. Necesitamos mujeres referentes que actúen como embajadoras de las profesiones técnicas.”

 

B.E.: Hoy en día son cada vez más las mujeres con cargos de responsabilidad en las empresas a las que apenas se les da visibilidad, ¿qué crees se debería hacer para cambiarlo?

A.S.: “Estamos ante un nuevo paradigma donde la presencia de la mujer en la industria es una realidad, y eso es algo indiscutible. Cada una de nosotras tiene que aportar su grano de arena para conseguir que así sea. Sin embargo, si realmente queremos cambiar el futuro lo primero que tenemos que hacer es olvidar los lastres del pasado y realmente pensar en un entorno de igualdad, sin restricciones ni barreras y con igualdad de oportunidades. Nosotras mismas tenemos que ser garantes de que así ocurre y como bien decía antes, no autoimponernos restricciones de ningún tipo.”

 

B.E.: Echando la vista atrás, ¿cómo animarías a otras Anas que están a punto de decidir su itinerario formativo?

A.S.: “Me gustaría despertar el interés por cómo ocurren las cosas, cómo un producto o servicio llega a las personas, cómo replantear un modo diferente de hacerlo, y sobre todo cómo aportar algo diferente y no conformarnos con lo que nos rodea. Si eres una persona curiosa e inquieta, si la tecnología no te asusta, hay un gran mundo industrial por descubrir.”

“Dicho esto, nada es gratis. Hay que estudiar, leer, compartir, equivocarse, cuestionar lo que nos rodea…. Todo da trabajo y supone esfuerzo, esfuerzo que la sociedad nos ha dado y esfuerzo (gratificante) que es necesario devolver en algún momento de la vida. También es necesario añadir que todo esto debe ocurrir en un entorno conciliador, donde todos y todas seamos iguales, donde la ambición por el desarrollo profesional no dañe nuestra vida personal, con independencia de género.”

 

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*