inigo-lopez-cano-factoring-Banca para Empresas

¿La crisis no afecta al factoring?

Nuestros Expertos

29 Julio, 2013 | Publicado por Iñigo López-Cano

El factoring es una de las actividades financieras menos afectadas por la crisis. Esto se debe a que es un producto bueno tanto para las empresas como para la banca. Por un lado, permite a las empresas conseguir circulante y por otro, es beneficioso para la banca, ya que las entidades prefieren este tipo de operaciones en las que el cobro está vinculado al propio activo de la empresa frente a otros casos en los que no lo están y pueden generar morosidad.

Las compañías de factoring antes de ofrecer este producto analizan con detalle la solvencia de los clientes obligados al pago de las facturas. Por este motivo, el factoring ha sido una operación tradicionalmente reservada a empresas con clientes muy solventes. En el caso de Laboral Kutxa, reaseguramos el riesgo de los deudores para casos de insolvencia.

¿Qué es el factoring?

En pocas palabras, el factoring es una operación por la que una empresa cede las facturas generadas por sus ventas a una compañía o banca para que ésta realice su gestión de cobro. Además, dicha empresa puede solicitar un conjunto de servicios de carácter financiero, administrativo y comercial, como por ejemplo, el pago anticipado de las facturas. Su principal ventaja es que ofrece una garantía muy importante ante la insolvencia de los deudores.

Es preciso destacar que este servicio no es una opción disponible para determinadas ventas. Como es el caso de las relacionadas con los productos de tipo perecedero o las que tienen vencimientos lejanos en el tiempo (más de 180 días).

El factoring podrá establecerse para todos los clientes de una empresa o sólo para una parte de ellos, refiriéndose siempre a créditos comerciales a corto plazo que se ceden de forma recurrente.

Servicios incluidos en el contrato de factoring

El acuerdo entre empresa cedente y el factor se instrumenta mediante un contrato. Éste incorporará una cláusula de cesión de facturas por la que se autoriza al factor a cobrarlas. En todos los casos, éste será un aspecto que habrá de notificar a los deudores, que serán los obligados últimos de su pago. Se hará mediante una “toma de razón” en la que se informa al deudor la existencia del contrato de factoring entre cedente y factor y su obligatoriedad de pago al factor a partir de ese momento. Tales actuaciones están reguladas por el Artículo 347 del Código de Comercio.

En lo referido al contrato entre ambos, se habrán de establecer con claridad todos los servicios que el factor va a prestar, tales como:

  • Gestión de cobro de los créditos comerciales.
  • Cobertura del riesgo de impago.
  • Financiación de las facturas hasta un porcentaje, acordado por factor y cedente.
  • Administración y control contable de las facturas cedidas.

Asimismo, el cedente deberá cumplir varias obligaciones rigiéndose por los “principios de exclusividad”. Esto es, la empresa cedente no podrá realizar un contrato de Factoring sobre el mismo cliente con dos factores distintos. Además, deberá actuar siguiendo el “principio de globalidad”, por el que la empresa cedente entrega todas las facturas de un cliente al mismo factor.

Tipos de Factoring

En función del riesgo de impago:

a)      Con recurso: El factor no asume el riesgo por insolvencia, pudiendo actuar contra la empresa cedente de las facturas en caso de impago del cliente

b)      Sin recurso: El factor se hace cargo del riesgo por insolvencia del cliente, que suele referirse a insolvencia judicialmente manifiesta, es decir, concurso de acreedores. Esto le impedirá actuar contra la empresa cedente si se produce impago.

En función del lugar de residencia del cliente:

a)      Factoring nacional: para empresas que venden a clientes que residen en territorio nacional.

b)      Factoring de exportación: para ventas efectuadas a deudores residentes en el exterior. Se eliminan los mismos riesgos y se proporcionan las mismas ventajas que en el caso del mercado interior, con la diferencia de que su gestión se hace más compleja.

En el factoring actúan los siguientes actores:

  • Cedente: empresa que contrata los servicios de factoring cediendo las facturas de sus clientes con el fin de obtener liquidez.
  • Factor: compañía de factoring que compra las facturas asumiendo su gestión de cobro y financiando al cedente en caso de que lo solicite.
  • Deudores: son aquellos que deben pagar la factura o crédito. Más concretamente, los clientes del cedente que han sido cedidos al factor.  En base al contrato de factoring, quedarán obligados al pago de las facturas al factor.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*