be-art-confianza-empresarial

Las empresas vascas mejoran sus perspectivas y sitúan a Euskadi en niveles de expansión

Laboral Kutxa

2 Junio, 2021 | Publicado por LABORAL Kutxa

Después de 14 meses de incertidumbre económica provocada por la COVID-19, el optimismo ha empezado a calar de nuevo en el ecosistema empresarial vasco y ha colocado las perspectivas económicas de Euskadi en una zona propia de una coyuntura de expansión.

El Índice de Confianza Empresarial en Euskadi para el tercer trimestre del año ha superado en diez puntos el registrado en la serie anterior hasta quedar fijado en 52,7 puntos, es decir, por encima de los 50 que delimitan el final de la recesión, y que marcan la entrada en una zona expansiva. Esta cifra va en línea con la registrada en abril en otros ámbitos de interés como España, donde el nivel de confianza alcanzó los 55,2 puntos, y la Zona Euro, en la que ascendió a 53,8 puntos. Y, sobre todo, muestra una evidente mejoría en las expectativas económicas de las empresas para los próximos tres meses, después de cinco trimestres consecutivos de pesimismo generalizado.

El primero de los indicadores que apuntala esta confianza es el que hace referencia al entorno económico y a las expectativas que manejan las empresas para el tercer trimestre del año. A diferencia del trimestre anterior, en el que casi la mitad de las empresas vascas se confesaba pesimista, en esta ocasión la mayoría, el 41,1%, opina que la situación mejorará frente a solo un 20% que cree que será peor, según recoge la encuesta realizada a 400 empresas de la Comunidad Autónoma del País Vasco por el Departamento de Estudios de LABORAL Kutxa.

Este optimismo se traslada de forma más moderada al ámbito de la facturación: en concreto, casi la mitad de las empresas cree que sus cifras de facturación para los próximos tres meses serán similares, aunque el 30,8% piensa que mejorarán con respecto al trimestre anterior y, en el extremo opuesto, menos del 20% cree que empeorará.

El aumento de la confianza también se observa en el apartado referido a la evolución de la actividad empresarial: el 28,1% se muestra convencido de que esta actividad será mejor que el trimestre anterior, y más de la mitad pronostica que se mantendrá igual, frente al 21,0% que la observa con pesimismo.

Dos de las derivadas que están íntimamente relacionadas con las claves anteriores son el comportamiento de los pedidos y la evolución de los precios. El optimismo general se traslada al primero de los parámetros de forma sutil, puesto que casi el 31% de los encuestados confía en que el volumen de pedidos se incrementará y el 50% piensa que será similar al trimestre actual, mientras que el 19,2% cree que empeorará. Por el contrario, la percepción es más continuista en el caso de los precios: el 68,6% pronostica que se mantendrán igual que hasta ahora, y solo el 15,4% cree que serán superiores.

Esta contención también se ve reflejada en el caso de la rentabilidad de las operaciones que llevarán a cabo las empresas en los próximos tres meses: el 87% de las empresas encuestadas cree que su valor será inferior o igual, frente al 13% que confía en obtener rendimientos superiores.

Todos estos datos han comenzado a animar a las empresas a recuperar sus planes de inversión para los próximos meses, hasta el punto de casi el 20% apuesta por incrementarlos y solo el 13,6% cree que disminuirán. El resto, un 66,6%, piensa que se mantendrán.

Las perspectivas de las empresas con respecto al comportamiento del empleo también son ligeramente más halagüeñas que hace tres meses. A pesar de que la gran mayoría, el 78,7%, cree que el nivel de empleo se mantendrá sin cambios, se ha reducido a la mitad el número de empresas que cree que se perderán puestos de trabajo, y casi el 14% se muestra partidaria de  incrementarlos.

La encuesta sobre la confianza empresarial elaborada por LABORAL Kutxa incluye otros indicadores que ayudan a precisar el escenario económico para los próximos meses. Uno de ellos es el relativo al comportamiento de las exportaciones durante el último año: el 36% aprecia una mejoría en este apartado, una cifra muy similar al de las empresas que opinan que se han mantenido, mientras que solo el 26,7% cree que sus ventas al exterior han caído. También ha crecido, aunque de forma leve, el porcentaje de empresas que ha destinado más de un 5% de sus ventas a innovación o iniciativas de I+D a lo largo del último año, que ha pasado del 3,8% de hace tres meses al 7,6%.

Lo que sí ha sufrido un comportamiento peor ha sido el plazo de cobro a clientes, un elemento especialmente delicado en situaciones de crisis en la que muchas empresas sufren problemas de tesorería: si bien la mayoría, el 78,4% de las empresas encuestadas sostiene que los tiempos no han aumentado, casi el 19,8% han visto cómo estos plazos se dilataban.

Por último, el 20% de las empresas ha apreciado una mejora en el acceso a financiación bancaria, mientras que el 70% no ha visto cambios y el 10% cree que ha empeorado.

Puedes descargarte la información completa en este enlace.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*