BE-foto-informe-confianza-sep

La confianza de las empresas vascas se mantiene en mínimos de cara al último trimestre de 2020

Laboral Kutxa

2 Octubre, 2020 | Publicado por LABORAL Kutxa

La evolución de la pandemia a lo largo de los últimos meses ha llevado a las empresas vascas a mantener el pesimismo sobre sus perspectivas económicas para el próximo trimestre. Aunque el Índice de Confianza Empresarial en Euskadi ha experimentado una leve recuperación con respecto al trimestre pasado (en el que se alcanzó el valor más bajo de la serie histórica, con 22, 6 puntos) y se ha situado en el 30,8%, este valor todavía se encuentra muy por debajo de los 50 puntos que delimitan la zona de contracción (recesión).

El valor registrado en Euskadi está en línea con los obtenidos en otros ámbitos geográficos de interés como España, que fue del 48,4% (agosto) aunque sensiblemente por debajo del registrado en la Zona Euro, que fue del 51,9% (mayo).

 

expectativas empresariales 2

Pesimismo generalizado

Las causas de este pesimismo se encuentran en la incertidumbre que existe en torno al comportamiento de la pandemia durante los próximos meses y en el impacto que tendrá el rebrote de la COVID-19 sobre la economía y la salud, según se recoge en el estudio realizado por el Departamento de Estudios de LABORAL Kutxa. Este panorama lleno de incertidumbres y dificultades para las empresas se traduce en un pesimismo generalizado en todos los valores que componen la encuesta.

Peor coyuntura económica

El dato más significativo revela que el 71,1% de las 400 empresas encuestadas, casi las tres cuartas partes del total, considera que la coyuntura económica empeorará durante los próximos tres meses, mientras que solo un 4,2% piensa que la situación será mejor a final de año y el 24,7% cree que se mantendrá igual.

Perspectivas de facturación y de actividad

Algo diferente es la percepción que existe sobre la evolución de su facturación durante los próximos meses: poco más de la mitad de las empresas encuestadas, el 53%, cree que será inferior a la del trimestre anterior, mientas que el 13,6% piensa que mejorará y un porcentaje significativo, el 33,4%, vaticina que se mantendrá como hasta ahora.

En consonancia con este dato, el 59,3% de las empresas encuestadas se muestra pesimista sobre la evolución de la actividad y cree que será incluso peor que hasta ahora. Por el contrario, el 9,8% piensa que la actividad  evolucionará de forma favorable y el 30,9% restante opina que se mantendrá igual.

Evolución de pedidos y precios

La evolución de los pedidos y de los precios son dos de los parámetros que condicionan el comportamiento de la facturación y de la actividad empresarial. Por eso resulta revelador que más de la mitad de las empresas encuestadas, el 51,7%, augura una caída en el nivel de sus pedidos, frente al 12% que pronostica una mejoría, y el 36,3% que opina que se mantendrán en el mismo nivel. Donde no se aprecia tanta variación es en el capítulo de los precios, en el que el 60,3% cree que no experimentarán variaciones, frente al 36,3% que opina que bajarán por efecto de la crisis.

Rentabilidad de operaciones e inversión

Con respecto a la rentabilidad de sus operaciones de cara al próximo trimestre, las empresas se encuentran prácticamente divididas a partes iguales: el 48,9% augura que sus operaciones tendrán un valor inferior, y el 44,8% cree que se mantendrán igual que hasta ahora, mientras que el 6,3% se muestra optimista de cara al futuro.

La incertidumbre que rodea al comportamiento de la economía ha llevado a las empresas a posponer sus planes de inversión hasta que se despejen estas incógnitas. La encuesta muestra que el 44,2% de las empresas piensa que el nivel de inversión disminuirá durante el próximo trimestre, mientras que el 48,5% opina que se mantendrá y apenas un 7,3% cree que aumentará.

Perspectivas de empleo

Todos estos parámetros llevan a la mayoría de las empresas encuestadas, el 60,6%, a anticipar su intención de mantener el empleo, frente al 30,6% que prevé llevar a cabo un recorte de su plantilla, y el 8,8% que tiene previsto aumentar el número de personas empleadas.

Evolución de las exportaciones y otros datos

Además del Índice de Confianza Empresarial, la encuesta realizada por LABORAL Kutxa ha incluido otros indicadores complementarios que contribuyen a dibujar el escenario económico actual y las perspectivas para los próximos meses. Entre ellos se encuentra el nivel de exportaciones registrado por las empresas a lo largo del año 2020: la mayoría, el 47,3% de las consultadas, asegura que sus ventas al exterior han descendido con respecto al año anterior, mientras que el 37,8% ha conseguido mantenerlas en niveles previos y el 14,9% asegura que han mejorado.

Uno de los capítulos que más ha sufrido por efecto de la pandemia a lo largo del año ha sido la inversión en I+D+i: casi el 75% admite haber destinado entre un 0 y un 1% de sus ventas a este capítulo, frente al 9,4% que ha invertido más del 5%.

El plazo de cobro a clientes se ha mantenido sin cambios para el 67,5% de las empresas encuestadas, aunque el 27,3% se ha visto obligado a ampliarlo y el 18,8% asegura que ha mejorado.

Finalmente, la crisis sanitaria no ha tenido incidencia en las facilidades para obtener financiación bancaria, al menos para la mayoría de los encuestados. El 65,6% cree que esta fórmula de financiación se ha mantenido sin cambios durante el año mientras que un 18,8% cree que ha mejorado y apenas el 15,6% opina que ha empeorado.

Si quieres ampliar esta información puedes descargarla en este enlace.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*