Aprovecha las lecciones de 2020 para encarar el nuevo año con expectativas renovadas

Laboral Kutxa

22 Diciembre, 2020 | Publicado por LABORAL Kutxa

Llega el fin de año y, con él, la hora de hacer balance, aunque el de 2020 no haya sido demasiado alentador. La pandemia ha golpeado con dureza al conjunto de nuestra economía y ha dejado bajo mínimos los niveles de confianza empresarial, tal y como hemos podido comprobar en cada una de las encuestas trimestrales que hemos realizado.

Pero no todo han sido malas noticias, ni mucho menos:

  • A pesar de sus efectos económicos y sociales, la COVID-19 ha hecho que nuestras empresas saquen lo mejor de sí mismas y las ha espoleado a la hora de acelerar el avance de la digitalización, que ha crecido a un ritmo que nos resultaba difícil de imaginar.
  • Nuestro tejido productivo ha sabido adaptarse a unas circunstancias completamente desconocidas para intentar mantener la actividad y el empleo.
  • Hemos sido capaces de asimilar con naturalidad términos como el teletrabajo y la resiliencia.
  • Los webinars nos han ayudado a demostrar que la formación es prioritaria y que no puede depender de nada, ni siquiera de una pandemia.
  • El emprendimiento se ha consolidado como una herramienta básica que ya forma parte inseparable de nuestro ecosistema productivo.

Es el momento de hacer borrón y cuenta nueva, de dejar atrás todos los aspectos negativos que nos ha deparado el 2020 y de aprovechar las muchas herramientas que también nos ha aportado, como las que acabamos de mencionar. Sabemos que 2021 no va a ser un año fácil y que llega cargado de retos, pero también tenemos la certeza de que será el año de la recuperación y que, como en otras ocasiones, saldremos adelante con más fuerza. Por eso, para que puedas afrontar el nuevo año con expectativas renovadas y garantías de éxito te dejamos unos tips que te ayudarán a prepararte para conseguirlo:

 

 

Regálate un buen plan B e incluso C

Una de las lecciones que nos ha enseñado el 2020 es que cualquier situación, incluso la que contempla las mejores perspectivas económicas, puede cambiar en cuestión de días. Solo tienes que echar la vista atrás exactamente un año para recordar que un virus ha provocado un vuelco en la economía global golpeando la mayoría de los sectores económicos y productivos, entre ellos algunos muy boyantes. Debes trabajar con positividad, pero también con previsión, así que regálate un plan B e incluso un plan C para que, en caso de que lo necesites, puedas sobrellevar cualquier situación difícil, por inesperada que sea.

Practica el “open mind”

Es hora de probar cosas nuevas, de cambiar esquemas del pasado y de abrir la mente. Durante los últimos meses hemos abrazado muchas fórmulas que antes creíamos imposibles de implementar en nuestros respectivos ámbitos, y muchas de ellas nos han ayudado a salir adelante en esta situación. Por eso debemos practicar el open mind, innovar, probar cosas nuevas para ver si funcionan y no tener miedo de recurrir a la disrupción cuando sea necesario.

Piensa en los demás

El componente humano es una pieza fundamental tanto para cualquier organización como en nuestra relación con los demás. Estos meses de pandemia nos han ayudado a valorar aún más las relaciones personales, a conocer en toda su extensión el significado de la empatía y a prestar apoyo a quien lo necesita cuando nos sea posible. Recuerda que las relaciones humanas son un camino de ida y vuelta: si cuidas a tus equipos y te preocupas por ellos obtendrás el mismo trato en forma de esfuerzo, productividad y resultados.

Confía en las personas

Otra de las muchas lecciones que hemos aprendido durante el confinamiento es que la inmensa mayoría de las personas que integran nuestros equipos son eslabones de una misma cadena que han reivindicado su confiabilidad. El teletrabajo no solo ha permitido a muchas empresas comprobar el grado de compromiso de sus plantillas sino que también ha permitido a esas personas atender sus situaciones y circunstancias personales con el mismo nivel de dedicación y productividad. De hecho, desde que el pasado mes de octubre entró en vigor el decreto que regula el trabajo a distancia, muchas organizaciones empresariales ya se plantean ofrecer esta opción a sus equipos.

Llénate de energía

Otro punto de este breve listado de tareas tiene que ver con la actitud. Sabemos que este año ha sido muy complicado, que hemos sufrido y todavía padecemos restricciones de carácter social, familiar, etc., pero debemos sobreponernos: la mejora de nuestros resultados depende en buena medida de la actitud positiva que mantengamos en nuestro día a día. Para ello es bueno que te rodees de gente positiva, que inviertas en conocimientos y que busques la mejora continua y la excelencia: todo ello te ayudará a brillar con luz propia y te ayudará a convertirte en alguien inspirador para muchas otras personas de tu entorno.

Busca tu paz mental

Por último, es hora de planificar las cosas: ahora que empezamos un nuevo año con nuevas perspectivas e ilusiones, es el momento de que ordenes las tareas que debes asumir y de que establezcas prioridades para minimizar el riesgo de imprevistos. Esto te ayudará a mantener el control y a mejorar tu paz mental.

Ya solo nos queda felicitarte por haber sido capaz de afrontar el año 2020 con garantías y desearte lo mejor para 2021. Zorionak!

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*