factoring caja laboral banca empresas

Factoring: las empresas se protegen de la crisis

Gestión Financiera

3 Abril, 2013 | Publicado por LABORAL Kutxa

factoring caja laboral banca empresasEl factoring es un servicio de la banca a las empresas para financiar, gestionar y administrar los cobros de sus clientes (facturas, recibos, letras, etc). Su principal ventaja es que ofrece una garantía muy importante ante la insolvencia de los deudores.

Esta cesión temporal de la cartera de cobros de clientes de una empresa a una entidad bancaria es una práctica habitual no sólo en las grandes empresas, sino cada vez más entre las pymes, que lo utilizan para la compraventa de servicios, tanto en el mercado nacional, como en el extranjero. En general, el factoring, puede ser contratado por cualquier empresa que genere cuentas a cobrar (créditos comerciales).

Según datos de la Asociación Española de Factoring, en 2012 el total de créditos cedidos por factoring ascendió a 62.739 millones de euros (un 2,58% menos que en 2011). El volumen de créditos gestionados por la asociación con relación al PIB fue del 16,59% en 2012, incluyendo operaciones de factoring y confirming.

¿Cómo funciona el factoring?

El desarrollo de una operación de factoring es muy sencillo. Si una empresa ha hecho una venta y tiene una factura para ser cobrada a 90 días por un importe de 60.000 euros, firma un contrato de factoring con la entidad financiera, que le anticipará el importe de su factura, cobrándole en ese momento las comisiones correspondientes.

Cuando se cumpla el plazo de 90 días, la entidad financiera cobrará la factura original al cliente, que le pagará directamente y no a la empresa que ha realizado la venta.

Ventajas del factoring

La clave de que el factoring sea una de las actividades financieras menos afectadas por la crisis se debe a que es un producto bueno para las empresas y para la banca: para las empresas porque consiguen circulante; y para la banca, porque las entidades prefieren este tipo de operaciones en las que el cobro está vinculado al propio activo de la empresa antes que créditos no vinculados a activos y que pueden generar morosidad.

La principal ventaja financiera del factoring estriba en que permite evitar el riesgo de fallidos por insolvencias. Pero es que además, proporciona liquidez inmediata financiando el importe de las ventas y contribuye a la economía y reducción de costes financieros por retraso de cobros.

Otra ventaja es que permite una mejor planificación de la tesorería evitando posibles desviaciones de gastos o de precios. Además garantiza el cobro aumentando la rentabilidad, y transforma costes fijos o de estructura en costes variables.

Entre los servicios de valor añadido prestados hay que destacar fundamentalmente la gestión de cobro, la administración de la cartera a cobrar, el análisis de los deudores y, en su caso, la cobertura de insolvencia (“factoring sin recurso”).

Tipos de factoring

Cuando es el cliente el que responde de la solvencia del deudor se denomina “factoring con recurso”. Existen otros dos tipos de factoring: “con notificación”, si el deudor es notificado de la cesión de la deuda, y “sin notificación”, cuando el deudor no tiene conocimiento de la cesión.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*