Una tostadora online o la revolución de Internet de las Cosas

Economía Social

29 Septiembre, 2014 | Publicado por LABORAL Kutxa

Wifi, GPS, 4G, Bluetooth, Iphone, ADSL, SMS, Smartphone, WhatsApp, … son ya términos coloquiales en cualquier conversación diaria. Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, las TIC, es una disciplina transversal que se ha hecho imprescindible en nuestras vidas. Tanto en nuestras relaciones personales como en el mundo empresarial.

LABORAL Kutxa. Internet de las cosas

Internet de las Cosas supone un nuevo paso de gigante al quedar atrás la fase en que cada persona se relaciona con su ordenador o con otro semejante a través de medios tecnológicos (móvil, tablet, etc). Internet de las cosas nos lleva a una nueva etapa en la que todos los dispositivos, objetos y productos estarán conectados a la red, y tendrán una capa de inteligencia.

A finales de 2013, según el MIT Technology Review existían en el mundo más de 10.000 millones de  dispositivos conectados a Internet. Según estimaciones del fabricante Cisco esta cantidad se habrá multiplicado por 10 alcanzando los 50.000 millones de dispositivos conectados en 2020, gracias al auge de la tecnología 4G, aunque es posible que estas cifras se queden cortas, señalan los expertos.

Desde que en 1990 Jhon Romkey y Simon Hacket desarrollaron el primer objeto con conexión a Internet (su tostadora inteligente podía controlarse remotamente a través de cualquier ordenador pudiendo encenderla o apagarla así como determinar el tiempo de tostado), las tecnologías de conexión de los objetos cotidianos a Internet avanzan “a pasos agigantados”.

El despliegue y expansión de las tecnologías móviles 3G (en los países emergentes) y 4G junto con el importante abaratamiento de los sensores va a permitir conectar a Internet todo tipo de objetos de la vida cotidiana de personas (como el automóvil o el hogar) y empresas.

Sus aplicaciones son tan diversas como:

En la industria, internet de las cosas ubicado en las máquinas, mejorará los procesos productivos con un mayor nivel de automatización, mejora de los niveles de calidad y reducción del coste productivo, así como una optimización del proceso logístico.

En el sector sanitario los biosensores en relojes, pulseras, pastillas, etc tomarán continuamente datos sobre nuestro estado de salud (ritmo cardíaco, temperatura corporal, la frecuencia respiratoria, fases del sueño, nivel de estrés etc). Toda esta información en tiempo real facilitará a los médicos conocer la evolución del paciente para recetar los tratamientos personalizados.

En las ciudades internet de las cosas mejorará los servicios básicos que se ofrecen a sus ciudadanos. El alumbrado se adaptará en función del tiempo y la meteorología. Los semáforos se regularán en función del tiempo que empleen los peatones en cruzar los pasos cebra. Los contenedores de basuras conectados a la red de limpieza avisarán cuando están llenos. Los sistemas de riegos automáticos mantendrán en un estado óptimo los parques y jardines de la ciudad. Los sistemas inteligentes de control de tráfico y monitorización del transporte público regularán eficazmente el transporte urbanos, etc.

En los hogares la conexión total a la red cambiará radicalmente nuestros hábitos y costumbres. La nevera realizará la compra de la semana. La lavadora determinará la duración y el modo de lavado en función de las prendas depositadas. Las viviendas se climatizarán conforme se alcance cierta temperatura. Las cazuelas cocinarán los alimentos a la hora que quieras, etc.

La revolución de Internet de las Cosas se refleja en la frase de Hans Vestberg, CEO de Ericsson, que si una persona se conecta a Internet le cambia la vida, pero si son los objetos los que se conectan es el mundo es el que cambia.

Un comentarios en “Una tostadora online o la revolución de Internet de las Cosas”

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*