Los juegos conquistan las empresas

Economía Social

22 Julio, 2014 | Publicado por LABORAL Kutxa

Gamificación es aplicar elementos, conceptos y dinámicas propias del diseño de juegos para implicar a las personas en contextos no lúdicos. Se emplea en campos tan diversos como la educación, el marketing o la realización de encuestas para estimular y hacer más atractiva la interacción del usuario. Esta práctica se basa en la predisposición natural que tenemos los humanos para competir, ser curiosos y jugar.

¿Cómo se gamifica un proceso?

Un proceso se gamifica a través de diversas mecánicas. Por ejemplo,  un sistema de logros y recompensas, la progresión, un sistema de puntuación y niveles, o la utilización de clasificaciones y rankings.

LABORAL Kutxa advertgamingLos principales objetivos de la gamificación son:

  1. Fidelizar clientes y atraer nuevos usuarios.
  2. Minimizar los tiempos de adopción del sistema de juego
  3. Animar y hacer interesantes tareas que previamente podían resultar aburridas
  4. Optimizar tareas en las que normalmente no existen incentivos para mejorar

La gamificación en la empresa

En las empresas, hay dos vertientes para aplicar mecanismos de gamificación:

  • En marketing y comunicación, se utiliza para impulsar las ventas, para mejorar la fidelización de clientes, para mejorar el posicionamiento e imagen de marca, etc.
  • En recursos humanos, se enfoca a la consecución de los objetivos de la empresa a nivel del desempeño, satisfacción de los empleados, incentivar el cumplimiento de metas a corto o largo plazo, mejora del clima laboral, o incrementar el grado de implicación con la cultura de la organización.

En este último ámbito, la gamificación es capaz de captar, retener y motivar con éxito al talento humano. En este sentido, la gamificación ya se aplica con éxito en las siguientes funciones como:

  • Reclutamiento del personal, en los procesos de atracción y selección de profesionales con el fin de motivar a los candidatos y para que las empresas obtendrán más información previa de ellos.
  • Procesos formativos, que siempre han sido vistos como algo tedioso y obligatorio por parte de los trabajadores para convertirlos en algo divertido y gratificante que mantenga a los trabajadores motivados mejorando la asimilación de conocimientos.
  • Generación de ideas, en donde la Gamificación permiten estimular la creatividad y la colaboración a través de las mecánicas del juego.
  • Identificar las mejores habilidades y destrezas de los empleados.
  • Mejorar la cultura organizativa avanzando hacia un modelo mucho más colaborativo en el que se aprovechen las competencias de cada empleado (utilizando la información y las sinergias de la etapa anterior)
  • Agilizar y amenizar las tareas burocráticas, con procesos que premian a los empleados incentivando una competición amistosa.

Los premios no tienen por qué ser materiales. Un plus en la remuneración siempre es bien recibido… pero también el reconocimiento profesional. Algo tan sencillo como la práctica del empleado del mes puede tener impactos muy positivos en la productividad y en la motivación de nuestros empleados.

 

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*