Responsabilidad social corporativa_Banca para Empresas

Los beneficios de la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas

Economía Social

9 Junio, 2015 | Publicado por LABORAL Kutxa

El Siglo XXI propone nuevos retos que las empresas de la Economía Social y Cooperativa están dispuestos a asumir, como el de convertirse en un referente para la gestión de su responsabilidad social. Con este objetivo se han propuesto ser responsables con el medio ambiente, la economía y la sociedad. Es lo que llamamos la Responsabilidad Social Corporativa.

Pese a que la Comisión Europea insiste en la voluntariedad de aplicar esta, es necesario que las empresas conozcan qué beneficios les aporta la incorporación de la Responsabilidad Social Corporativa para optar por su integración.

La RSC sirve para transformar la cultura interna de la empresa, implementando en su gestión una visión amplia de sus impactos y de sus responsabilidades para con la sociedad. La integración de la discapacidad en el trabajo, el tratamiento de la diversidad étnica y la igualdad de género en el interior de las empresas, los compromisos medioambientales y la transparencia informativa son acciones básicas que una empresa debe de tener en cuenta. De hecho, si cumple estos requisitos, mejorará su situación competitiva, y podrá aportar valor añadido.

La RSC como clave del éxito

Como explica Pedro López de Gámiz, Responsable de Calidad de Laboral Kutxa: La idea es que el beneficio a largo plazo de una empresa sólo está garantizado si equilibra el éxito en su actividad y en sus ventas, con unos sistemas de gestión en que las personas estén suficientemente a gusto, con un respeto escrupuloso al cuidado del medio ambiente, y teniendo en cuenta sus aportaciones al conjunto de la sociedad. Si no se tienen en cuenta equilibrios en todos estos ámbitos, hay numerosas evidencias de que empresas hoy altamente rentables, mañana empiezan a decaer y no es fácil que recuperen  el éxito empresarial.

Empresas de Economía Social y Cooperativa

Según la Comisión Europea, las cooperativas constituyen el primer gran agente productor de mercado de la Economía Social. Estas trabajan para aplicar la Responsabilidad Social Corporativa, y su evolución en este periodo de recesión ha sido más positiva que las de otro tipo de empresas.

De hecho, según la Confederación Empresarial Española de la Economía Social, CEPES, desde que comenzó la crisis en 2008 hasta el año pasado se crearon 29.000 nuevas empresas de Economía Social y 190.000 puestos de trabajo. El 80% de los contratos de este sector fueron indefinidos, con paridad en la contratación de mujeres, y un 45% de los puestos fueron ocupados por menores de 40 años y más del 12% por mayores de 55 años. A la luz de los datos, se puede decir que las cooperativas se sitúan en la vanguardia de la recuperación del empleo con una gestión responsable. En la actualidad, más de 2,5 millones de personas (el 12,5% de la población activa) trabajan en este sector que representa cerca del 10% del PIB español.

En vista de los buenos resultados, las empresas de Economía Social y Cooperativa podrían aportar experiencias y buenas prácticas al conjunto del tejido empresarial, basándose en los mejores modelos de gestión de personas, y ayudar a fortalecer la viabilidad de empresas jóvenes con la puesta en común de sus conocimientos y habilidades.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*