Entrevista a Goyo Centro, presidente de la cooperativa Kairós

Economía Social

22 Octubre, 2020 | Publicado por LABORAL Kutxa

Entrevistamos al Presidente de la entidad KAIRÓS, Sociedad Cooperativa dedicada a la inclusión socio-laboral de personas de cualquier edad, procedencia o realidad.

KAIRÓS como empresa de economía social ha ganado la tercera edición del Premio Aragonés al Emprendimiento Social y a las Empresas Sociales 2020. Su actividad se centra en el desarrollo de proyectos de carácter asistencial, educativo, de prevención, integración e inserción.

BANCA PARA EMPRESAS: ¿De quién partió la idea para crear esta entidad sin ánimo de lucro?

Goyo Centro: “Partió de un proyecto en el que yo estaba participando, en el que entré en contacto con otras cooperativas de iniciativa social de diferentes comunidades autónomas. La verdad, yo no había oído hablar de esta forma jurídica para entidades sin ánimo de lucro. Me pareció una forma jurídica increíble para poder unir principios de economía social, principios de las propias entidades sin ánimo de lucro, e incluso incorporar mecanismos de gestión mucho más eficientes de los que habitualmente venían desarrollando las asociaciones, en aquellos años. A raíz de hablar con unos compañeros, amigos, que partíamos todos de distintas asociaciones y fundaciones, entre tres, decidimos montar Kairós. En el 2001 empezó el primer proyecto y hasta hoy”.

 

 

B.E.: En 2001 erais 3 personas, ahora sobrepasáis el centenar de socios y trabajadores. ¿Cuál es la clave?

G.C.: “Lo primero, creo que es fundamental creerte tu propio proyecto y apostar por él al 100%. Si no te lo crees tu mismo y de verdad apuestas por él, es difícil que tire para adelante. Pero, por otro lado, también es muy importante saber lo que estás haciendo, es decir, conocer el sector, haberte movido ya en él y, sin lugar a dudas, la dedicación. Al principio, sobretodo, son muchas horas. Nosotros, inicialmente, tuvimos momentos bastante difíciles. Invertimos muchas horas de trabajo, mucha preocupación, pero al final si dedicas las horas necesarias, con esfuerzo sale”.

“Ha sido muy importante la aportación de todos los socios y trabajadores. Una cosa que nos ha definido siempre, ha sido la identificación de todos nosotros con la entidad, con los principios que definimos inicialmente. Uno de nuestros principios fundamentales es que, si hacemos algo, es para hacerlo lo mejor posible, si no preferimos no hacerlo. Al final es verdad que damos una imagen de calidad y seguridad a la gente que nos financia, que cuando tienen un proyecto grande que quieren que salga bien, al final nos llaman. Y esto es muy importante de cara a ir creciendo”.

 

B.E: ¿Qué diferencias existen entre KAIRÓS y una agencia de búsqueda de empleo tradicional?

G.C.: La primera diferencia, que a lo mejor se vería desde fuera, sobre todo las empresas que en un momento dado pueden llamarnos para buscar trabajadores, es que es gratuita. Nosotros no cobramos ni a la empresa ni al trabajador, trabajamos gratis. Pero para mí es mucho más importante y diferenciador, la atención que prestamos a las personas con mayor problemática y dificultades presentan, de cara a buscar empleo. Siempre priorizamos la inclusión de personas con discapacidad, inmigrantes o cualquier persona con una problemática especial. 

 

G.C.: ¿Cómo es el proceso de asesoramiento a personas en el marco de vuestro servicio?

G.C.: “Nosotros no solo realizamos acciones de intermediación laboral para lograr inserción en el empleo. Nuestra forma de trabajo es un poco diferente, porque siempre tenemos servicios para poder atender a las personas de una manera más integral. Cuando una persona acude a nosotros, se hace una entrevista inicial y según en la situación en la que se encuentra, elaboramos un itinerario individualizado con ella y le acompañamos en todos los momentos de este itinerario. Podemos trabajar, en el caso de una persona inmigrante, desde la regularización de los papeles a la realización de talleres y actividades laborales, sociales, cursos de español, etc. Trabajamos con la obtención de competencias de nivel 2 para poder acceder a los certificados de profesionalidad, que también impartimos para capacitar laboralmente. Y por supuesto, al final, la búsqueda e incorporación al empleo”.

 

B.E.: ¿Es habitual que una persona inmigrante se haga emprendedora?

G.C.: “No es extraño, de hecho hemos tenido bastantes personas inmigrantes que han optado por esa modalidad emprendedora y han empezado a realizar su actividad como autónomos. En algún caso, hemos orientado a gente también que creó una cooperativa. A raíz de la crisis, la del 2008 al 2012, si que hubo mucha actividad emprendedora. A la gente inmigrante hubo que orientarles porque todos querían hacer lo mismo. En una época, todos querían montar locutorios y al final los sectores no daban más de sí, entonces terminaban teniendo que cerrar, siendo muy desmotivante para ellos. Siempre intentamos orientar hacia el tipo de actividad que mejor van a poder desarrollar, que más viabilidad puede tener. Incluso darles formación y acompañarlos en la obtención de microcréditos que les ayuden en la inversión inicial”.

 

B.E: En cuanto a la exclusión social, ¿cuáles son los medios con los que contáis para acompañar a las personas?

G.C.: “El tema de la exclusión social es un tema muy complejo y tenemos equipos que trabajan en los diferentes aspectos. Tenemos un equipo de trabajadores sociales, que suelen ser los que realizan la primera acogida, y los que van haciendo el seguimiento. Luego tenemos otro equipo que se ocupa de todos los aspectos relacionados con la vivienda. Son personas muy especializadas porque además, gestionamos parte de la bolsa de alquiler social del gobierno de Aragón. Se dedican a acciones que tienen que ver con normalizar el acceso a la vivienda. También contamos con profesionales que se ocupan de la búsqueda de empleo, y otros de la formación. Todos los equipos trabajan coordinados y cada uno se especializa en un área”.

“Ahora mismo trabajamos con más de 200 familias, también en aspectos relacionados con los propios hijos. Para dar apoyo y que los hijos vayan sacando los estudios. Lo que se intenta dar es una atención integral”.

 

B.E: ¿Qué os animó para ser de las primeras empresas que abrieron cuenta en LK cuándo ésta llego a Aragón allí por 2001?  ¿Qué es lo que más valoráis en vuestra relación bancaria con LK?

G.C.: “A la par que Laboral Kutxa abrió sede en Aragón, nosotros nos constituíamos. Y por un lado nos llamó mucho la atención, que también era una cooperativa y cuadraba mucho con nuestros principios de economía social. A su vez, la acogida que nos dio fue muy buena. Cuando inicias estos proyectos, poder acceder a financiación para comenzar con la actividad es muy difícil. En aquella época recorrimos más cajas y bancos y no había manera. La entidad que más nos apoyó y tuvo una sensibilidad especial con nosotros fue Laboral Kutxa y desde entonces hemos seguido trabajando. Es cierto que tenemos cuentas en otras entidades bancarias porque se precisa, pero nuestra principal entidad de referencia es Laboral Kutxa. Es muy flexible y se adapta muy bien a nuestras necesidades”.

 

B.E: ¿Qué mensaje les transmitirías a las empresas en cuanto a responsabilidad social corporativa?

“Nosotros, una fórmula que estamos intentando ahora mismo desarrollar, es la relación con grandes empresas, que también pueden colaborar con nuestros proyectos. Esa colaboración puede ser, a parte de económica, a nivel de formación o donaciones. Por ejemplo, en tema de viviendas para personas con discapacidades nos han donado neveras. Hay mil formas de colaboración, y yo si que animaría a todas las empresas, para cumplir sus objetivos de responsabilidad social y desarrollo sostenible, a que valoren contar con nosotros”.

 

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*