SEPA_IBAN_BIC_LABORAL Kutxa_empresas

¿Dudas con el IBAN y el BIC? Te las despejamos

Gestión Financiera

2 Noviembre, 2017 | Publicado por LABORAL Kutxa

Desde 2014, año en que se puso en marcha la Zona única de Pagos en Euros (SEPA), es obligatorio incluir el IBAN cuando introducimos el número de cuenta para realizar pagos a través de transferencia, para domiciliaciones, cobros, etc.

Anteriormente a instaurarse el uso del IBAN las transacciones transfronterizas no eran tan seguras como actualmente, puesto que existían numerosas variantes en las formas en que los países llevaban a cabo el procesamiento de pagos.

¿Cuál es el objetivo del IBAN?

– Identificación homogénea de cuentas bancarias en todos los países.
– Ser reconocido en cualquier parte del mundo.

¿Cuáles son los beneficios del IBAN?

– Seguridad en los pagos
– Un sistema financiero seguro y único
– Resolución práctica de problemas
– Facilitar la automatización de los procesos.
– Reducir el tratamiento manual de las operaciones

El IBAN lleva un código ISO de país de dos letras, dos números de verificación para propósitos de validación, el código bancario nacional y la cuenta de banco.

Los países se representan así: ES (España),  Francia (FR), Alemania (DE)

5 pasos para saber si el IBAN es correcto:

1-Ignorar el prefijo IBAN si está presente
2-Mover el código de país de dos caracteres y el par numérico de verificación al final
3-Convertir cualquier letra en número de acuerdo con la tabla estándar 
4-Dividir entre 97
5-Si la respuesta es 1, el IBAN es válido.

En la banca online de LABORAL Kutxa también se pueden verificar los IBAN.

El BIC identifica a los bancos beneficiarios de una transferencia

El BIC (Business Identifier  Code) entró en vigor a la vez que el IBAN, en 2014, y sirve para identificar al banco beneficiario de una transferencia, así como para completar la información proporcionada por el código IBAN. En el caso de LABORAL Kutxa el BIC es: CLPEES2M.

Como se puede ver en el ejemplo de Laboral Kutxa,  cada banco o entidad asociados están reconocidos por un código de entre ocho y 11 caracteres:

– Los cuatro primeros, para el código del banco.

– Los dos siguientes son el código ISO del país.

– Los otros dos, identifican la localidad.

A veces, se usan también otros tres que corresponden a la sucursal, aunque normalmente se utiliza el de ocho caracteres.

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*