Donut_banca para empresas

¿Quieres (ser) un donut?

Economía Social

22 Mayo, 2018 | Publicado por LABORAL Kutxa

Kate Raworth, profesora de la Universidad de Oxford, ha inventado un nuevo concepto para un nuevo modelo económico:  “la economía del donut”. ¿A que es un nombre sugerente?

¿Qué es la economía del donut?

La economía del donut es un modelo sostenible que tienen en cuenta factores que hasta ahora no se consideraban fundamentales para la economía: medio ambiente, derechos básicos, mejora de la educación, entre otros. Además es circular, es decir, trata de acabar con la hegemonía del crecimiento infinito que impera en nuestros modelos económicos actuales donde el PIB y el mercado bursátil son quienes mandan.

Esquema de la economía del donut

Dentro del esquema ideado por Raworth, en el agujero del donut se encuentran elementos básicos para el bienestar de un país:

Acceso al agua potable, ingresos mínimos, derecho a la educación, capacidad de adaptación, voz (posibilidad de voto), derecho al trabajo, energía, equidad social, igualdad de género, salud y acceso a los alimentos. Todos estos elementos básicos deberían de estar cubiertos en los distintos países.

En el exterior del donut se tienen en cuenta otros factores relacionados con la sostenibilidad:

Pérdida de biodiversidad, acidificación de los océanos, contaminación del aire, uso del agua dulce, cambio climático, cambio del uso de la tierra, carga de aerosol en la atmósfera, ciclos de nitrógeno y fósforo y agotamiento del ozono.

Como caminar hacia la economía del donut

  • Tener claro que Los beneficios económicos no lo son todo

En la economía del donut todos los beneficios no son económicos y suelen ser a largo plazo. Según Raworth, las empresas son conscientes del impacto que tiene su producción en el medio ambiente, con lo que sería importante que trataran de buscar soluciones para minimizar el daño que infringen a la biodiversidad. Esto redundaría en el bienestar del planeta, lo cual traería grandes beneficios a las futuras generaciones.

  • Priorizar la redistribución y la regeneración

Si solo se tiene en cuenta el PIB, la desigualdad continuará predominando. En la naturaleza no hay nada que crezca infinitamente y en la economía tampoco. Es importante apostar por la sostenibilidad ambiental y por la redistribución de la riqueza, es decir, que no sólo se beneficien unos pocos. También las empresas deberían intentar hacer de sí mismas un lugar mejor donde la gente quiera trabajar.

  • Quitar el miedo a perder el control de los productos

Raworth cree que las empresas deberían de perder el miedo a que sus productos cobren otras vidas, y apuesta por el código abierto y por terminar con el usar y tirar. Países como Austria han implementado la economía del reciclaje.

Según la autora, su modelo aúna la economía de la complejidad, la ecológica, la feminista, la institucional o la del comportamiento y la ha recopilado en un libro llamado “Economía Rosquilla” (Editorial Paidós).

¿Te apetece un Donuts?

Tu opinión:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*